La primera impresión no suele ser la acertada