Rym, a gritos con Joni