¡Los tronistas hacen las paces!