Nano tenía motivos para empezar a sentir por Gina