Se cumple la profecía, el segundo beso de Marta en el trono es para... ¡Pablo!