Rym y Juan se vendan los ojos para comerse...¡una manzana!