Rym y Yera rozan sus labios gracias al juego de la manzana