Violeta, de Barranco: "No puedo ni mirarle a la cara sin que se me ensucie la mente"