Violeta, la pretendienta a la que todos quieren conocer, se queda con Barranco