Neymar sale a entrenar con un vendaje pero sin perder las ganas de bromear