Paredes y Casillas eran los pocos que conocían la enfermedad de Aragonés