Alemania se desató tras el pitido final