La jugada absurda: ¡El expulsado fantasma que vio la roja y siguió jugando!