Miroslav Klose se convierte en el máximo goleador de la historia de los Mundiales