El momento más surrealista del Mundial, la falta tonta de Alemania contra Argelia