La cámara térmica detectó una huella rectangular en la hoguera