El cuarto informe del caso Bretón confirma que son restos óseos