El primer informe tiene el mismo valor legal que el del Instituto Nacional de Toxicología, según Bárbara Royo