Francisco Umbral padeció la cólera de Encarna