Encarna Sánchez, en pie de guerra contra la prensa rosa