Rarezas de un país minúsculo