Marcelo, tras la cámara