Patricia y Samuel, el beso