Ramil, ¡un filete tras otro!