La alegría de los candidatos