Ramiro se confiesa tras las vacaciones: ¡Javi, he comido como un bestia!