Sergio Ayala, ante una de las despedidas más dolorosas de su vida