¿Quién se llevará el bote histórico?