Cristina Pedroche sí lo sabía