Javier se queda a cuatro palabras