Paz, de nuevo, roza el bote