Kira Miró y Patricia Montero no se iban a dormir con la música de Casimiro