Una palabra marca la diferencia entre Luis y Julián, en un rosco lleno de emoción