Manuel Galiana, en busca del arca perdida