Beatriz Rico, a punto de romper el pulsador