Un duelo muy igualado entre Jero y Abraham