Javier le arrebata la silla azul a Ibón