Antonia, tercer día en la silla azul