M. Ángel le arrebata la silla azul a Víctor