Francisco Javier, el dueño de la silla azul