Bernat se hizo con la silla azul sin dificultades