Martín, el nuevo ocupante de la silla azul