Álex se la juega al doble o nada y pierde... ¡Tiene que teñirse de plateado!