Antonio pone a Jaime las cosas muy difíciles y se queda a dos palabras de completar el rosco