¡Por los pelos! Antonio se queda a dos palabras y un error de llevarse el rosco