Carlos, a falta de cinco