Fran sonríe más que nunca en un rosco que nos deja sin aliento