¡Increíble! Antonio se queda solo a una palabra y un error del bote