Mario Vaquerizo da el pistoletazo de salida al trepidante rosco de Sebástian y Moisés