“Hasta aquí hemos llegado”: Moisés pierde su rosco contra Sebástian